Practicar el yoga durante el embarazo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

A menudo me preguntan si es seguro practicar yoga durante el embarazo, y mi contestación es SI.

El yoga es una forma de vivir y un estado en el que percibes lo que eres de verdad, esa propia esencia.

Incluye una serie de prácticas físicas que te llevan a tener un cuerpo sano, fuerte, flexible y relajado. Este estado físico tiene una implicación directa en tu estado emocional, por ejemplo si nuestro cuerpo está flexible, nuestra actitud ante las cosas va a ser así.

¿Por qué practicar yoga en el embarazo?

Todo proceso de gestación, parto y crianza está regulado en gran medida por el sistema nervioso autónomo (regula las funciones vitales que no dependen de nuestra voluntad, latido cardíaco, digestión, sueño, segregación de hormonas..).

El yoga actúa directamente sobre el sistema nervioso autónomo equilibrándolo.

El embarazo es un momento de cambios constantes, esto puede generar estrés en el cuerpo si no nos adaptamos adecuadamente a ellos.

El estrés genera cortisol en sangre, sabemos que esta hormona es un inhibidor del crecimiento del bebé. La práctica del yoga produce una disminución de los niveles de cortisol y por tanto favorece un buen crecimiento del bebé en el útero materno.

El yoga orienta tus pasos hacia tu interior para que recuerdes el conocimiento que ya está en ti, te enseña a vivir en el presente, desapegarte de los objetivos, aceptarte tal y como eres, a confiar en ti y en los demás, despierta el amor en tu corazón.

¿Crees que eso le puede servir al nuevo ser que viene en camino? Recordad que la práctica del yoga también la realiza el bebé.

Por todo esto el yoga puede ser muy beneficioso durante el embarazo tanto para la mamá, como para el bebé; siempre y cuando se tomen ciertas precauciones.

En este artículo te contaré los beneficios y contraindicaciones de practicar el yoga durante el embarazo. Te enumeraré las posturas que puedes y no puedes realizar.

Beneficios de practicar yoga durante el embarazo

Son numerosos los beneficios que aporta el yoga en el periodo del embarazo. Al ser un ejercicio de bajo impacto, evitando ciertas posturas, se puede realizar sin riesgo.

  • Ayuda a respirar y relajarse. Te preparará para las exigencias físicas del parto.
  • Calma la mente y el cuerpo, brindando el alivio del estrés físico y emocional que tu cuerpo soporta durante el embarazo. Te ayudará a reducir el dolor durante el parto.
  • Mejora la postura corporal y alivia el dolor de espalda; te ayudará a dormir por lo que te sentirás menos fatigada.
  • Participar en una clase de yoga prenatal es una excelente forma de conocer a futuras mamás y poder compartir el momento y experiencias juntas.

Contraindicaciones

Como he comentado anteriormente la practica del yoga durante el embarazo es bueno, pero siempre tomando ciertas precauciones.

A continuación te recomiendo algunas pautas a seguir:

  • Si la clase de yoga no es específica para embarazadas, comunica a tu instructora tu situación y el trimestre en que te encuentras.
  • Evita las posturas que estiren mucho los músculos, especialmente los abdominales. Ya que al estar el útero expandido el tejido conectivo se ablanda.
  • Evita posturas en las que estés acostada sobre tu espalda o en las que estés boca a bajo.
  • A partir del segundo trimestre practica posturas de pie apoyada en la pared o usando una silla como apoyo, así evitarás perder el equilibrio y sufrir una caída.
  • No practiques yoga en una habitación muy caldeada, ni cuando haga mucho calor.
  • Si te inclinas hacia delante estando sentada, ayúdate de una toalla que pasarás por detrás de tus pies para no comprimir el abdomen.
  • En cualquier postura, déjate guiar por tu profesora, evita ejercer presión sobre el abdomen.
  • Escucha tu cuerpo, si notas cualquier moléstia detente y recoloca tu cuerpo hasta sentirte comoda.

Sesión – secuencia de Yoga para embarazadas.

Dependerá y se adaptará al trimestre en el que se encuentre la embarazada.

Empezaremos creando un espacio para centrarnos, preparando el cuerpo y la mente para la práctica, dando un tiempo de reposo y quietud llevando la atención a la respiración consciente y el movimiento que traemos en nuestra mente.

Movilizamos la energía calentando el cuerpo y preparamos la musculatura, articulaciones y ligamento y activamos la circulación sanguínea. Seguiremos una secuencia cuidadosa, ya que pueden existir tensiones acumuladas en zonas sensibles como la pelvis, lumbares, ingles….

El trabajo con el pranayama , el movimiento libre o danza y el canto de mantras son elementos muy interesantes.

Recuerda que tu cuerpo habla de ti.

En nuestra práctica diaria realizaremos: posturas de equilibrio, posturas de pie, círculos, flexiones laterales, para la apertura del pecho y elongación de la columna, vascular la pelvis.

Con las mujeres embarazadas vamos siempre a animar a que se escuchen y hagan aquello con lo que se sientan cómodas, ya que el cuerpo está totalmente centrado en la creación del bebé y la preparación para el nacimiento.

Espero que os haya gustado, si estáis embarazadas y queréis practicar yoga os animo a que lo hagáis, siempre que toméis las precauciones indicadas.

¡Besos!

[Total: 1 Puntuación: 5]
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.