Postura del arco

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Dahnurasana o postura del arco, recibe este nombre porque el torso y las piernas representan el arco del arquero y los brazos la cuerda.

Realización de la asana

Túmbate boca abajo, colocando los brazos a lo largo de tu torso con las palmas de las manos hacia arriba.

Exhala y dobla las rodillas acercando los talones lo más que puedas a los glúteos. Con las manos sujeta tus tobillos, no el empeine, ¡los tobillos!.

La distancia entre ambas rodillas no debe superar el ancho de tus caderas. Debemos mantener el ancho durante la realización de la asana.

Inhala y tira de las piernas, como si las quisieras poner rectas, levanta al mismo tiempo los muslos del suelo.

Al realizar este movimiento levantarás también el torso y la cabeza.

Haz fuerza con el coxis para pegarlo al suelo y relaja los músculos de la espalda, ¡no los tensiones!.

Sigue levantando los talones y ve juntando los omóplatos para expandir el pecho. Intenta no subir los hombros hacia tu cabeza. La mirada siempre al frente.

Con esta postura la respiración abdominal es difícil, por lo que cambiaremos a la respiración pulmonar. Exhala e inhala, aguantando la postura durante 20 o 30 segundos,

Una vez pasado este tiempo, exhala y túmbate para relajarte. Repite la postura dos o tres veces, las que puedas.

Beneficios

  • Dolencias respiratorias.
  • Facilita el transito intestinal.
  • Dolor leve de espalda.
  • Ansiedad.
  • Malestar menstrual.

Contraindicaciones

  • Lesión grave de espalda.
  • Dolores fuertes en la espalda.
  • Migrañas.
  • Presión arterial alta.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp