Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
postura-estiramiento-oeste

Postura del estiramiento del oeste Paschimottanasana

De todas las asanas clásicas de flexión esta del estiramiento del oeste, conocida popularmente como la Pinza, adquiere una gran relevancia.

No exenta de dificultad , sus beneficios son múltiples.

Su principal objetivo es el de hacer circular las energías por la columna vertebral, permeabilizando su canal sutil Sushumna, para abastecer así los distintos centros cerebrales.

Como ejecutarla

Posición de partida: sentado, piernas extendidas, columna vertebral recta.

Colocar las manos a cada lado del tronco. Al inhalar ejercer en el suelo una presión con los dedos que estire el busto.

Mantener los codos ligeramente flexionados y los hombreos bajos y hacia atrás.

El tórax en expansión y la cabeza erguida, mentón hacia la garganta.

De esta manera se obtiene una elongación de los espacios intervertebrales, sobre todo a nivel lumbar.

Durante la espiración, mantener el tórax alto. El abdomen se retrae.

A cada inhalación, los brazos accionan por medio de los dedos hacia abajo y hacia atrás para ir inclinando el busto erguido.

El conjunto cabeza-cuello (mentón hacia la garganta) tracciona hacia atrás dando mayor expansión al tórax.

No perder la sensación que crea el acercamiento entre sí de los omóplatos.

A cada respiración, mantener la posición adquirida. De una a otra respiración ir avanzando.

Cuando en la progresiva y lenta inclinación la cabeza se encuentra en el plano vertical a las rodillas, tomar con la mano derecha la rodilla correspondiente (la rótula) con el borde interno de la mano, dedos semiflexionados. Después hacer lo mismo con la mano izquierda.

Esto permite, al mismo tiempo, ejercer una presión hacia abajo que estira la columna vertebral, y otra presión hacia atràs que la pelvis, columna inclinada siempre recta, incluida la nuca (no dirigir el mentón hacia delante).

Los codos permanecen cercanos a los costados. A cada inhalación, mediante el doble apoyo en las rótulas ir avanzando.

Durante la espiración  mantenemos la posición adquirida.

Cuando el pecho se acerca a los muslos, manteniendo con la mano izquierda la posición del tronco, girar la mano derecha apoyando ahora en la rótula su borde externo (arco formado por los dedos índice y pulgar), llevando el codo hacia delante. 

Hacer lo mismo con el brazo izquierdo. Ejerciendo un empuje sobre las rótulas, codos adelantados, la columna se estira, crece y se inclina al inhalar.

Una vez el tronco se encuentra prácticamente horizontal, inhalando, llevar las puntas de los pies hacia la cabeza y tomar los dedos gordos con los índices respectivos. Tratar de extenderse totalmente.

Se trata de depositar el tronco sobre los miembros inferiores. 

Cuando los codos se posan en el suelo, tomar con las manos los bordes externos de los pies, dirigiendo las puntas hacia delante. 

Continuar elongando la columna vertebral a cada inhalación, para llegar a tomar con una mano la muñeca opuesta por delante de las plantas de los pies.

Respirar lenta y profundamente varias veces.

Para volver a la posición de partida recorrer lentamente, y a cada inhalación, el mismo camino que el de ida, las mismas posiciones, realizando la vuelta gradual.

Beneficios que aporta

  • Estiramientos de los músculos de la espalda (masa sacro-lumbar) tiende a corregir la hiperlordosis lumbar.
  • Favorece el riego de la médula espinal.
  • Estimula el sistema nervioso sompático y parasimpático pélvico.
  • Normaliza la actividad sexual, gónadas, próstata, útero y ovarios se estimulan y tonifican.
  • Activa el páncreas.
  • Elimina el estreñimiento.
  • Alívia las hemorroides.
  • Dinamiza y hace circular la corriente vital.
[Total: 0 Puntuación: 0]
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.